“Encontrando la libertad” "LA DECISIÓN DE LA ESPERANZA " 2ª parte

“Enco

una nuevo amanecer.

ntrando la libertad” "LA DECISIÓN DE LA ESPERANZA " Servicio 7:00pm Miércoles 26 Julio 2017 2ª parte

La Decisión de la Esperanza: Realmente creo que Dios existe, que yo le importo, y que tiene el poder que me ayudará a recuperarme. Felices los que lloran, pues ellos serán consolados. Mateo 5:4 (NBH)

Creo que muchos de nosotros tenemos la impresión de que participar de una campaña como esta es como ir al dentista. Porque detesto ir al dentista. Quizá sea así porque no cuidé bien mi dentadura cuando era adolescente, hoy mis visitas al dentista son una pesadilla. La verdad es que no me gusta ir. Pero al menos, debes admitir que es difícil para ti ir al dentista.

Te sientas en la silla del consultorio del dentista y descubres que la forma que tiene de evitar que sientas dolor es clavándote una gran aguja en tu boca. Eso es algo bien raro. Cuando entras al consultorio ves todos esos instrumentos metálicos; como avisándote que en algún punto los usará a todos en tu boca. Parece una suerte de advertencia. No sé qué piensas tú, pero ir al dentista es para mí una experiencia horrible. Lo único que pienso cuando estoy sentado allí es: “Por favor, atiéndame lo más rápido posible, así me puedo ir de aquí cuanto antes”.

Ahora, si no tienes cuidado, puedes empezar a pensar del mismo modo con relación a las Decisiones que Sanan tu Vida. Como si fuera una visita al dentista.

Les daré una noción completamente diferente de lo que es Decisiones que Sanan Tu Vida.

Es como la puerta de la celda de una prisión que se abre. Y de repente sales y eres libre por primera vez en tu vida. Nuestras heridas, complejos y malos hábitos pueden llegar a convertirse en una celda que aprisiona nuestra vida. Las heridas del pasado, los complejos y malos hábitos que tienes hoy, se transformarán en el gran obstáculo o barrera que te impedirá llegar a ser todo lo que Dios quiere que seas y hacer todo lo que Dios quiere que hagas. Te colocan en una prisión. Y sientes que no puedes salir. Decisiones que Sanan Tu Vida tiene el propósito de abrir la puerta para que puedas salir y caminar en libertad.

La segunda decisión es la decisión de la esperanza. Esta decisión dice así: “Realmente creo que Dios existe, que yo le importo, y que tiene el poder que me ayudará a recuperarme”. Se basa en la bienaventuranza de Mateo 5:4: Felices los que lloran, pues ellos serán consolados. Jesús dijo esto.

Al leer esto, inmediatamente te das cuenta de que al decir: “Felices los que lloran”, el camino que Jesús sigue para consolar a los que sufren es completamente diferente de nuestro camino de comodidad y esperanza.

La verdad es que no me gusta angustiarme por mis pecados. No quiero sentirme mal por mis faltas. Pero cuando admito que están allí y me angustio por ellas, empiezo a caminar hacia la restauración que Dios provee. Esa es la realidad, pues así recibo la fortaleza que él provee.

Me niego a sentir dolor por lo que ha sucedido en mi pasado, por las heridas que he recibido. Pero tan pronto como me animo a admitirlas, Dios abre las puertas de la prisión y me da alivio real.

No quiero sentir dolor por ese mal hábito que no puedo controlar ni dejar. Pero tan pronto como lo hago, Dios abre las puertas de la prisión y me da alivio real.

La verdad es que lo que quiero evitar es el camino de Dios hacia la genuina recuperación. Tengo mi propio camino hacia el alivio y la esperanza pero que crees Dios tiene otro camino que lleva al alivio y a la esperanza y es más efectivo y no falla.

Por eso, procuramos obtener esperanza y alivio en cosas como el alcohol.

1. Tal vez, se trata de la droga de tu elección, cualquiera que sea.

2. Otros buscan alivio y esperanza en los juegos de azar, vegas.

3. Muchos buscan alivio y esperanza comprando cosas.

4. Para algunos, la salida es la Pornografía, relaciones ilícitas, de esa forma pretenden encontrar alivio y esperanza.

5. Hay personas que prefieren el entretenimiento, deporte.

6. Hay quienes, créase o no, optan por auto compadecerse, pobrecito de mi.

7. Lo creas o no, otros transitan el camino del enojo. Se sienten mejor con sus vidas haciendo que tú te sientas mal con la tuya.

8. Para otros es la comida. No comes para alimentarte. Comes para escapar.

9. Para otros es el trabajo. Tengo que obtener éxito para sentirme mejor conmigo mismo.

Podríamos añadir mucho más a la lista. Pero describe una palabra… la palabra de la que estamos hablando es escape. Tratamos de escapar hacia un lugar de alivio y esperanza; y queremos llegar lo más pronto que podamos El problema es este. Todas esas cosas que pienso me darán alivio y esperanza, todas esas vías de escape, solo son momentáneas. Al final no me proporcionarán el alivio y la esperanza que necesito. Peor que eso, con frecuencia terminaré adicto a ellas, porque tengo que repetirlas una y otra vez; y cuanto más lo hago, más efímero y artificial es el alivio que obtengo.

La verdad que muchos de nosotros ya hemos descubierto esto: una vida llena de comodidades no da paz a nuestras almas. Necesitamos algo más grande, algo más poderoso que eso. Algo que solo Dios puede dar, la paz de Jesus.

Ahora, ¿cómo sucede esto? ¿Cómo viene a nuestras vidas esta clase de alivio y esperanza? Felices los que lloran. Suena contradictorio para el mundo.

El camino de Dios hacia el consuelo y la esperanza comienza de esta manera:

1. CONOCE A DIOS COMO _ES REALMENTE_

¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. Romanos 8:34 (NVI)

Pero tú, Señor, eres Dios clemente y compasivo, lento para la ira, y grande en amor y verdad. Salmos 86:15 (NVI)

Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación. 2 Corintios 1:3 (NVI)

Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. Salmos 23:4 (NVI)

2. CONÓCETE VERDADERAMENTE A TI MISMO.

Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Romanos 3:23 (NBH) Nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse. Lucas 12:2 (NBH)

Yo te he amado con amor eterno; por eso te sigo tratando con bondad. Jeremías 31:3 (DHH)

¡Que tu amor me sirva de consuelo…! almos 119:76a (DHH)

Pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó. Romanos 3:24 (NVI)

3. CONSIDERA COMO DIOS PUEDE CAMBIARTE

¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable. Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil. Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. Isaías 40:28-31 (NVI)

Pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad. Filipenses 2:13 (NVI)

Entradas destacadas
Entradas recientes